La diversidad y aumento de casos de menores que son atendidos por el sistema de protección actual, y el reciente cambio legislativo a nivel estatal y autonómico, hacen necesaria la formación y reciclaje de los profesionales que se dedican a este ámbito profesional.